• Tercera parte. La omisión punible