Culpabilidad y libre albedrío

Autor:Hans Welzel
Páginas:182-192
 
EXTRACTO GRATUITO
182 derecho penal alemán
2. Que él está en situación de motivarse de acuerdo a la norma en virtud
de la comprensión posible de la antijuridicidad de su propósito con-
creto (los presupuestos especiales de la reprochabilidad: la posibili-
dad de comprensión de lo injusto).
Cnfr. Armin Kaufmann, Schuldfähigkeit und Verbot sirrtum (Schmidt-Festschr, p.
319).
Precisamente respecto de ambos problemas ha de plantearse la dis cusión de si
y cómo es teoréticamente concebible en general la posibili dad de la estructu-
ración de una voluntad responsable y de acuerdo a la norma (el problema del
libre albedrío).
§ 20. CULPABILIDAD Y LIBRE ALBEDRÍO
I. LOS PROBLEMAS DEL LIBRE ALBEDRÍO
En la problemática del libre albedrío se pueden distinguir tres aspec tos dife-
rentes: uno antropológico, uno caracterológico y uno categorial.
1. Aspecto antropológico
Cnfr. sobre esto Scheler, Die Stellung des Menschen im Kosmos, 1929;
Gehlen, Der Mensch, 4ª edic., 1950; Rothacker, Die Schichten der
Persönlichkeit, 5ª edic., 1952; Lorenz, Zeits chriff für Tierpsychologie
v. pp. 361 ss.; Storch, Oesterr. z. f. öff. Recht 3 (1951), 358.
La teoría de la evolución originada en Dar win, que llegó a prevalecer en la
segunda mitad del siglo , había injertado al hombre —de acuer do al pen-
samiento mecanicista de la época— profundamente en el mun do biológico.
El hombre era simplemente el último eslabón de la espe cie de los primates,
su inteligencia sólo algo más elevada, más sutilmen te diferenciada del ins-
tinto animal, de modo que debía existir una línea evolutiva directa desde el
instinto animal hasta la inteligencia humana (recuérdese que Franz von Liszt
había fundamentado su Programa de Marburgo de la pena adecuada al fin,
de 1882, totalmente sobre la base de esta teoría; por no hablar de la estre-
cha conexión de la escue la positiva italiana de Lombroso, Garófalo y Ferri
con estas teorías naturalísticas). Estas concepciones se han revelado como
insostenibles. No sólo filóso fos sino también zoólogos y especialistas de la
sicología animal (Storch, Lorenz) han puesto de relieve que no es una mayor
diferenciación de los instintos animales, sino “precisamente al contra rio, que
el presupuesto de las obras libres del entendimiento lo constitu ye una gran
involución de la conducta innata” (Lorenz, ob cit., p. 362). El hombre se

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA